Menú

Cinco picadas dulces para hacer más dulce la vuelta al colegio de nuestros niños

Mario Riveros M.

Durante estos días nuestros niños entran al colegio. Algunos vuelven y otros lo hacen por primera vez en su vida. Todos reaccionamos distinto a este cambio de rutina que es la institución escolar y, por eso, para estos días una buena opción será compartir un rico-rico, un dulcesito, una golosina, con los más chicos.

Siempre con moderación: ya sabemos que el exceso es malo, pero si alguien disfruta lo dulce son los niños. A veces la excepción vale la pena.

Acá cinco cosas ricas para comer en cinco ciudades de nuestro país.

 

Chocolates y pâtisserie francesa en Concepción

Ubicado junto a un costado de la Alianza Francesa de Concepción, BAC Café Francés es una pâtisserie de las buenas.  Sus recetas son cuidadas y marca una diferencia en medio de una zona en la que las cosas dulces generalmente son de influencia alemana o bien tradicionales y chilenas.

El espacio es pequeño a pesar de ser una gran casa en la esquina de Colo Colo y Victor Lamas. Se emplaza en una zona cercana a la Universidad de Concepción, a la Plaza de la Independencia y frente a una Biblioteca y al Parque Ecuador, una de los lugares más lindos y mejor explotados de la ciudad.

Acá la carta es pequeña pero variada y destaca al local como el mejor francés de la ciudad según Trip Advisor. Tienes desde sándwiches hasta macarons y unas barras de chocolates de cerca de un metro que vienen con su propio martillo de madera para fraccionarla. ¿Mi recomendación? El éclair con frutas que se ve en la imagen superior.

BAC Café Francés. Colo Colo 1 (esquina Víctor Lamas), Concepción. Están en Facebook.

 

 

Probablemente el mejor canele de Santiago

Estos bizcochos típicos de la ciudad francesa de Burdeos se caracterizan por su forma cilíndrica con bordes estriados. Son como “la puntita” de un churro, aunque con una gama de sabores y texturas muy distintas.

Con una receta simple que termina en ron y vainilla, es uno de esos bocadillos en que lo mejor es comprar pocos porque el riesgo de comerlos todos es realmente alto.

Acá la recomendación son los que hacen en Metissage Boulangerie, una local que se destaca por sus masas, desayunos y cafés. Su consistencia, lo fresco que siempre están y la suavidad de su sabor son el ideal para darle un premio a toda la familia.

Metissage Boulangerie. Av Vitacura 3187, Vitacura. Están en Facebook.

 

 

Un tradicional Mazapán, pasteles o un milkshake

Desde la atención en adelante, el Café Colonia del centro de Santiago es como esos lugares en los cuales el tiempo no pasa.

Harto fleco, harta azúcar y harto papel para envolver tortas. Lo único que nos hace acordarnos de que estamos en el año 2018 son los sellos pegados en la mayoría de los productos que están preparados para llevar, como el canasto de mazapanes de más arriba. Es que acá todo es rico, pero también tiene harta azúcar.

Ya son 65 años como emblema de lo que algunos entendemos como la hora del té de cuando éramos niños. Claro, no tenía té, ni galletas, sino que torta y milk shake para los chicos y café helado para los grandes. Ojo que ahora tienen despacho a domicilio.

Café Colonia. Enrique Mac Iver 133, Santiago. Los puedes llamar al +56226397256

 

 

Los más famosos berlines y galletas del puerto

Para muchos de nosotros la Pastelería Stefani ha estado desde siempre en la esquina de Condell con Molina, en Valparaíso.

Es que la familia fundadora de esta pastelería vienesa llegó a Chile a fines de la década de 1940 al “puerto principal”, abrió sus puertas y sigue ahí. Y esperamos que no se vaya nunca.

Acá la crema, los berlines y, por sobre todo, sus galletas son, sencillamente, inolvidables. Hay que probarlo, incluso si vas de pasada.

Stefani. Condell 1608, Valparaíso. Están en Facebook.

 

 

El chumbeque, una delicia para los niños iquiqueños

La historia cuenta que el dulce más icónico de Iquique nació, hace casi un siglo, de una mezcla de las nociones de la dieta oriental y de la receta de uno de los mejores dulces del norte chileno: el alfajor de Pica.

A la fabricación de estos últimos se dedicaba Petronila Bustillo al momento de conocer al cantonés Kaupolín Koo Kau, un médico que llegó a Iquique para desempeñarse en unas oficinas salitreras.

Se conocieron, se casaron y juntos crearon este dulce que mezcla varias capas de masas y sabores.

Aunque hasta 1979 sólo se fabricaba con sabor a limón, hoy incluso hay variedades light.

 

Chumbeques MKOO. .

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos