Menú

La combinación perfecta para una terraza fría: Double black y un número 4

Por Mario Riveros M.

En general, si me dan a elegir, yo prefiero un Jack Daniels a un Johnnie Walker. Cosa de gustos que, como todo en la vida, se puede cambiar si la oferta es buena.

Y eso fue lo que pasó en un viaje en el que, de repente, me vi con dos botellas del Johnnie Walker Double Black.

Rico, con mucha personalidad, con un muy buen aroma, mucho tostado y humo, lo que lo hacen muy fácil de tomar. De hecho, la marca recomienda tomarlo solo o con un poco de agua, aunque mi opción siempre será con un hielo.

Esta etiqueta está, sin dudas, lejos de las series más básicas de la marca, y dan ganas de tomarlo y conversarlo. El problema era su maridaje.

Es que maridar un whisky, o un blended scotch whisky como este es algo muy difícil, principalmente por la personalidad de cada destilado. Este en particular, además, es digno de ser apreciado, por lo que la combinación debería ser con algo que lo potencie y no que compita. Mi opción, un habano Romeo y Julieta Exhibición No. 4.

¿Por qué? Mi maridaje preferido con este tipo de destilados es un habano, generalmente una corona, pero el humo y el final del double black son un buen complemento al humo y al final del No. 4. Eso sí: si la idea es mezclar un habano con una bebida es importante tener en cuenta al menos dos cosas.

Lo primero es cómo tener bien conservado el habano. Hay humidores de menos de $20 mil y bolsas especiales que conservan cualquier puro por tres meses, a menos de $7 mil. No guarde los habanos al aire libre o en una caja, menos en un clima como el chileno; no los meta al refrigerador y, por favor, no los moje. Nunca. El habano es un ser vivo, un montón de hojas enroladas que necesitan estar vivas, no secas, no mojadas, para entregar lo mejor de sí al ser fumadas.

Es un trabajo que se hace a mano que trae consigo una larga tradición que respetar.

Lo segundo es tener en cuenta que el habano tiene taninos, por lo que embriaga.

Sí, uno se puede emborrachar solo fumando un habano, por lo que quizá un puro y un destilado como éste le pueden hacer mucho más efecto del que tiene presupuestado.

Entonces, esta mezcla de calor, humo, tostados y mucha personalidad está ideal para una terraza nocturna, un poco fría, como las de estos días y una buena conversación o música. Ahí, eso sí, la elección es sin recomendación.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos