Menú

El problema ambiental que llega con las cásulas de café

El año pasado el 46% del café vendido en el mundo venía en cápsulas para usar en máquinas, quizá la manera más fácil de tener un café de calidad preparado de manera correcta en cualquier lugar.

Este sistema ha democratizado y alentado el consumo de la bebida: desde el año 2000, la ingesta de café en cápsulas ha crecido a un promedio de 200% al año. De hecho, todas las cápsulas producidas y usadas por el mayor fabricante de estos productos en el mundo podrían dar 12 veces la vuelta al mundo. Y no es broma.

Pero esto también se está convirtiendo en un problema: las cápsulas tradicionales están hechas de plástico o de aluminio, o de ambos compuestos, materiales de tratamiento complejo en las plantas de residuos, y su reciclaje conlleva un coste económico muy alto.

Esto, unido a las asombrosas cifras de consumo de cápsulas de café hoy en día en países occidentales, ha dado lugar a un problema medioambiental de enormes dimensiones que aún no tiene solución. Es más, no son pocos los países que no contemplan estas cápsulas en su legislación medioambiental. Habrá que esperar quién comienza a ponerle atajo para que la industria reinvente métodos más compatibles con el medioambiente.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos