Menú

Así se come en la Gran Logia de Chile, un lugar que vale la pena conocer

Por Mario Riveros M.

Instagram: @mario_riverosm

 

Para entrar hay que pedir permiso. Literalmente.

Es que el restaurant del Club de La República de la Gran Logia de Chile está dentro del culto de Marcoleta, por lo que primero hay que decir que uno va para allá y luego te dejan entrar por unos torniquetes como los del metro. Tras eso hay que cruzar su bello hall, que está coronado por el Mural “La Búsqueda”, de Fernando Daza.

Y allí solo es cosa de elegir la mesa y sentarse.

Esta “protección” del exterior tiene cosas buenas y cosas malas. Por un lado se agradece que mientras todos los locales a la redonda están repletos en hora de almuerzo,  acá sea posible comer tranquilo.

Lo malo es que ese microclima hace que la merienda sea poco animada y más larga de lo que uno espera.

Esto también ha facilitado que acá el servicio tenga personalidad. Es que los mozos son de esos hombres con  humor directo, que te comentan su opinión, se confunden con los pedidos y te recomiendan entre las elecciones del menú, siempre preocupados de que al comensal no le falte nada, ni comida, ni bebida, ni atención.

Al almuerzo existe una oferta única denominada “menú de hoy”  ($6.900). Las dos veces comí carne al jugo acompañada con arroz baltimore. La carne tenía más materia grasa de la que quisiera en mi plato, y aunque el arroz estaba a buen punto, era completamente olvidable.

La preparación de los platos es de casino, pero claramente está desarrollada por gente que conoce el oficio y lo lleva adelante muy bien.

El menú incluye cuatro tiempos los que van llegando sin demora. Se parte por un “vegetariano”, que no es más que algunas verduras con un huevo duro y mayonesa en un plato pequeño; se sigue con sopa del día, luego al fondo y al postre, un flan demasiado artificial para mi gusto.Las dos veces solo probé una vez este dulce.

La tradición manda que este lugar mantenga un montaje de platos, servicio y mantel largo, pero no es necesario, aunque suma puntos cuando hablamos de estilo del local: Es entretenido que esto exista aún, sobre todo en un sitio que no destaca ni por su cocina ni por sus precios.

El café es adicional y se puede escoger entre un espresso ($1.200), un cortado ($1.600) o un americano ($1.400).

¿Recomendable? Sí, vale pena al menos conocerlo y su relación precio-calidad es razonable.

Este restaurant se visitó dos veces, ambas sin invitación y de manera anónima.

Gran Logia de Chile. Marcoleta 659, Santiago Centro.

 2 comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
Comentarios
  • Se ha puesto bien penca la comida

  • Prefiero almorzar en el NACIONAL de Bandera
    Es mas rico y sabroso….y los precios estan dentro de lo Normal …en este lugar la atencion es personalizada y rapida…lo recomiendo …