Menú

Las cinco cosas que tienes que saber antes de preparar una piscola de calidad superior

Si todos piensan que son capaces de hacer algo bien, sin estudios ni práctica, algo debe estar mal.

¿O no?

Es que si todos los chilenos sabemos hacer una piscola, ¿por qué no todas son ricas?

Las respuestas son muchas y en general son fáciles de salvar. Por eso, y como hace ya unos días celebramos el día de ese cóctel, desde Capel nos dieron cinco ítems que tenemos que tener en cuenta a la hora de preparar una de calidad superior.

Pon atención.

Pisco: ¿doble destilado?

El pisco es la base de este trago y se debe servir luego de agregar los hielos, las medidas justas son ⅓ del vaso en pisco y ⅔ de bebida a gusto. Además, es necesario saber qué pisco usar y cuáles deben ser sus características para que la piscola tenga el mejor sabor. Según Ian Harboe, brand manager de Piscos de Cooperativa Capel, “Detrás del Doble destilado podemos encontrar que su proceso productivo es lento, complejo y cuidadoso. Obteniendo como resultado piscos de mayor calidad con alto nivel de pureza”.

¿Cómo funciona? El vino pisquero se somete a un proceso de destilación en un alambique de cobre, donde se separa en tres partes (cabeza, cola y corazón) y se obtiene como resultado el alcohol puro del corazón, que es el más preciado. Luego, es sometido a un segundo proceso de destilación obtener  un producto mucho más puro, aromático y elegante, entregándonos la mejor calidad.

 

¿Y para la resaca?

Aunque influye bastante la cantidad de alcohol consumida, Ian Harboe comenta que Capel hoy tiene un portafolio completo de doble destilación en cada uno de sus destilados. “Si quieres evitar el malestar producto de la resaca, es importante y trascendental consumir piscos que hayan pasado por el proceso de doble destilación, debido que es en este en donde se reduce su nivel de impureza”, agregó.

 

¿35° o 40°?

En general, el pisco de 35° es el que viene en las “promos”, por lo que es uno de los más consumidos “Son simples y sencillos. Su categoría está diseñada para consumirlo en una clásica piscola”, comenta Harboe. Sin embargo, recomienda atreverse a probar los de 40°, ya que “son de gran carácter, complejidad y muy sofisticados. Están diseñados para especialidad; encontrando los maderizados y los transparentes, para consumirlos puros o combinados”

 

La bebida siempre luego del pisco

Después de poner el pisco y el hielo en su medida justa, se incorporan ⅔ de bebida a gusto y está lista la piscola en su formato clásico. En general, las personas prefieren tomarla con bebida cola ya que la mezcla resalta el sabor del pisco y, además, el nombre proviene de esta fusión. Para los que no son muy aferrados a la bebida cola, otra opción puede ser una bebida blanca, todo varía en el gusto.

 

¿Hielo y limón?

Si bien en verano el calor impulsa a llenar el vaso con hielo hasta el final, no es algo recomendable, ya que estos se derriten rápidamente y la piscola pierde su sabor al mezclarse con el agua, además la bebida pierde el gas y la sensación de refrescarse desaparece. Por eso, lo ideal es optar por 3 hielos como máximo y, aún más importante, mantener previamente la bebida y el vaso bien helados.

Por otra parte, el limón es un clásico para quienes no quieren tomar apurados y prefieren sentarse en la mesa con sus amigos y familia a conversar disfrutando de este trago. Agregar un limón a la piscola sirve para darle un toque cítrico, pero no invasivo, a la preparación. ¿Cómo agregarlo? La mejor manera es a través de una delgada rodaja de limón, y no en gotas, de manera que no cambie abruptamente el sabor de la piscola.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos