Menú

¿Son realmente leche? Mira todo lo que tienes que saber sobre las leches vegetales

Hasta hace algunos años las alternativas de leches no eran muchas, solo variaba el sabor, natural o con saborizantes, y la cantidad de materia grasa.

Pero el boom de la cultura vegana la variedad ha aumentado con fuerza y hasta han surgido nuevas opciones para reemplazar este lácteo. Una de ellas son las llamadas “leches” vegetales, un tipo de bebida que no proviene de las vacas ni de ningún animal, sino que son elaboradas a base de semillas, cereales, frutos secos e incluso frutas.

Estas leches 8que en realidad toman ese nombre, porque no son leche) son las preferidas por los vegetarianos, veganos e intolerantes a la lactosa, pues no contienen colesterol, ni proteína animal y complementadas con otro tipo de alimentos, aportan nutrientes necesarios para lograr una dieta sana y equilibrada.

Sus variedades más conocidas son la de soya, coco, almendra, avena y arroz, y en general son una buena fuente para contribuir a la memoria, a la digestión y en aportar componentes que ayudan a solucionar problemas de la salud, como el insomnio y el colesterol, entre otros.

Eso sí, no es recomendable que niños las consuman, pues por sí solas tienen bajo aporte en calcio, hierro, ácido fólico y vitaminas D y del complejo B. Esto al menos es lo que explica la nutricionista de ISS Chile, Bianca Mira.

“Lo ideal es que consuman leche de vaca ya que es un alimento completo nutricionalmente para su crecimiento, desarrollo cognitivo-psicomotor y mantenimiento del cuerpo humano. Si un niño presenta algún tipo de intolerancia o alergia serían una buena alternativa, pero con tratamiento de suplementos para cubrir aquellos micronutrientes que presentan déficit”, dice Mira.

Otro aspecto para considerar es el alto valor en grasas que pueden contener estas bebidas vegetales. De hecho, el aporte más alto lo entrega la elaborada a base de coco, la cual tiene grasa fundamentalmente saturada, es decir, dañina para la salud. La de almendra, en cambio, aporta grasas monoinsaturadas, que son muy recomendadas para el corazón.

Es por eso que es necesario leer su etiquetado para verificar que no contengan ingredientes que puedan provocar alergias y revisar el porcentaje de azúcar de éstas, sobre todo para los diabéticos, ya que algunas contienen azúcar añadida.

Su alto costo es una de las mayores razones por lo que muchas personas prefieren no consumir este tipo de bebidas, donde hay marcas que casi triplican el valor de un litro de leche de vaca.

Pero no es necesario comprar este producto, también se puede elaborar en casa, ya que solo se necesita alguna semilla, cereal, fruto seco o fruta, agua y un endulzante. Donde, la avena, chía, quínoa y amaranto son buenos ingredientes.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos