Menú

Esto es lo que tienes que tener en cuenta antes de elegir entre arroz blanco o integral

El arroz integral está de moda. Aunque aún no todos saben cocinarlo bien, su particular sabor y sus beneficios para la salud han hecho que este producto, mirado en menos por muchos años, haya vuelto en gloria y majestad.

Pero eso también ha hecho que muchos desprecien el arroz blanco, por su alto contenido de carbohidratos, los que a la postre se transforman en azúcar que, en nuestro cuerpo, actúa con efecto retardado y dañino para quienes bordean la diabetes.

En realidad, son pocos los que saben que el arroz blanco tiene mucho almidón, aporta pocas proteínas y poca fibra, lo contrario a su versión integral que, además, aporta más vitaminas y minerales.

Sin embargo, el arroz integral también tiene más “antinutrientes”, que son compuestos naturales que interfieren con la absorción de nutrientes, lo que hace que, en suma, la diferencia entre ambos tipos de arroz se acorte.

De hecho, el arroz blanco tiene menos contaminantes pues no tiene cáscara, que aporta fibra, pero también trae toda la contaminación a la que está expuesto el cultivo del grano. El arsénico, por ejemplo, es uno de estos contaminantes.

El gran punto en contra del blanco es el índice glicémico que es notablemente más alto que en su versión integral aunque, bien cocido y acompañado de proteína, se reduce.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos