Menú

Científicos logran relacionar directamente el consumo de carne procesada con aumento del riesgo de cáncer de mama

Comer una carne procesada está asociado directamente con un mayor riesgo de cáncer de mama. Así, como se lee es la conclusión de un exhaustivo estudio.

¿Qué carnes procesadas?

El estudio, publicado en el International Journal of Cancer, se explica que la mayoría de los expertos creen que las carnes procesadas, como las vienesas, el tocino, el jamón y el salame, son cancerígenos.

Para llegar a esta conclusión, los científicos combinaron datos de 16 estudios observacionales prospectivos que asociaban el consumo de carne procesada con cáncer de mama, y encontraron que un alto consumo de carne procesada (entre 25 y 30 gramos por día, en promedio) se asoció directamente con un aumento del 9% en el riesgo de cáncer de mama en comparación con aquellos que consumían las cantidades más bajas (0 a 2 gramos por día).

La asociación con el consumo de otras carnes rojas no fue significativa.

Eso sí: los autores del estudio reconocen que este tipo de estudio, basado en otros estudios, no permiten sacar conclusiones sobre la causa y el efecto, pues toma bibliografía anterior y no profundiza en el mecanismo que provoca esta relación. De hecho, se cree que los conservantes en la carne procesada podrían ser una de las causas del vínculo, pero no se sabe cuáles.

En todo caso, la recomendación de los científicos a cargo del estudio, que provienen de la Universidad de Harvard, señalaron que en vista de esta evidencia quizá lo recomendable es que las mujeres disminuyan su cuota de consumo de carne procesada.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos