Menú

¿Cuál es el mejor momento para tomar café? La ciencia dice que no es buena idea hacerlo a primera hora de la mañana

El primer remedio para terminar de despertar es el café. De hecho, hay muchos que tienen a este primer café de la mañana como un ritual inneludible que permite rendir todos los días en el trabajo o en las actividades diarias.

De hecho, no son pocos los estudios que dicen que tomar café regularmente hace bien y que incluso cabe dentro de los esquemas de alimentación natura. Esto, principalmente cuando hablamos de café no procesado.

El problema es que para muchos la energía del primer café de la mañana parece ser un placebo, porque el efecto que dicen tener sería muy menor del que realmente sienten. ¿Por qué? Por el efecto tolerancia que se observa al tomar de manera recurrente.

Pero, ¿por qué no a primera hora? Según un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., y que se dedicó a experimentar sobre la “estimulación de cafeína en la secreción de cortisol a lo largo de las horas de vigilia en relación con los niveles de ingesta de cafeína”, mostró que a primera hora de la mañana no es el mejor momento para tomar café.

Es que, dice el estudio, cuando nos levantamos nuestros niveles de cortisol son elevados. Esta hormona, que está asociada con la fatiga y la ansiedad, se libera como respuesta a los niveles bajos de azúcar en sangre y al estrés.

El problema es que el cortisol asociado a la cafeína tiene un gran efecto que se expande rápidamente y que te deja de una vez al 100% pero que, al cabo de dos o tres horas, hace que sientas que no puedes más. De un solo golpe.

Por eso, y para no tener estos dos efectos, lo que recomiendan los científicos es aplicar el café recién tres o cuatro horas después de levantarse, lo que asegura un efecto en el tiempo y sin la euforia inicial y el shock depresor después.

¿Hasta qué hora?

Otro artículo publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine señala que tampoco es bueno excederse en tomar esta bebida hasta muy tarde, porque incluso el café que se toma seis horas antes de la hora de dormir afecta el sueño y roba la energía del día siguiente.

El tema es que el café tomado previo ala hora de dormir tiene efectos significativos en realación a la duración y a la calidad el sueño. Por ejemplo, en las personas que se toman una taza de café hasta 6 horas antes de dormir pierden, en promedio, una hora de sueño. Y eso hace que el shock posterior a la inyección de energía que entrega el primer café de la mañana sea aún más trágico.

Por eso la recomendación es no beber este líquido después de las 17 horas ni antes de las 10 de la mañana.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos