Menú

¿Bueno o malo para la salud? Estas son las marcas que deja en tu cuerpo el café de la mañana

Cada día en el mundo se sirven 1.600 millones tazas de café. Somos unos verdaderos adictos que tomamos esta bebida por gusto, pero también para despertar, estar alerta, tener más energía y facilitar el tránsito intestinal.

Y si alguna de esas 1.600 millones de tazas es tuya, debería interesarte cuáles son los efectos que puede tener sobre tu cuerpo el tomar café todos los días. ¿Has pensado que esta costumbre puede tener efectos a largo plazo en tu organismo?

Hay efectos positivos. Por ejemplo, se ha demostrado que protege contra la demencia senil, la diabetes tipo 2 e, incluso, el cáncer de piel, gracias a la gran cantidad de antioxidantes que posee.

 

Acá los efectos que tomar café de manera frecuente tiene sobre nuestro cuerpo. Parte por parte.

Diámetro de la cintura: Depende de cómo te guste tomarlo

Acá hay que elegir sabiamente porque así como elegir bien nos puede ayudar a bajar de peso, hacerlo mal nos puede hacer engordar de manera descontrolada. Si te gusta el café con leche (o latte, para los acostumbrados a las cafeterías de cadena), la idea es que lo hagas con blanca descremada. Ahora, si puedes cambiar tu hábito y tomar sólo café negro, te ahorras 150 calorías. ¿Azúcar? El buen café se toma solo.

Hay que tener ojo con esto: el café no es una bebida dulce, de hecho endulzarlo disfraza su sabor o lo amarga. Por eso, hay gente que le echa leche con chocolate, para “mejorar” el sabor de la bebida. Pero bueno, gente con mal gusto y sin miedo a aumentar de peso hay en todos lados.

Corazón: No lo combines con otros estimulantes

Si lo que tomas es café de verdad. Con una sola taza bien servida tus palpitaciones se pueden hasta casi duplicar. Esto te puede despertar, pero también hacer sudar.

La costumbre del café puede tener efectos positivos. Está comprobado que los bebedores frecuentes de café tienen menos calcio en sus arterias, por lo que el riesgo de bloqueo disminuye. Además, como el corazón es un músculo, estas variaciones lo ponen en movimiento y esto podría reducir el riesgo cardíaco. Pero el efecto del alza en las pulsaciones también es peligroso en personas con dolencias cardíacas.

Ojo que el café procesado puede tener mucho potasio.

Tránsito intestinal: Ayuda, pero no es el remedio que necesitas

El café sí provoca una movilización de nuestro tránsito intestinal. De hecho la cafeína estimula y aumenta las contracciones en el intestino, por lo que las evacuaciones se aceleran. Pero ojo, esto no es necesariamente bueno, ni menos es un remedio para una dolencia permanente.

Es que el hecho que las evacuaciones se aceleren hace que el cuerpo tenga menos tiempo para absorber nutrientes, lo que podría ser dañino si no estás siguiendo una dieta sana y equilibrada. La cafeína, al igual que la teína (que está presente en el té y en el café), interfiere con la absorción de hierro, por lo que lo mejor es evitarla si te hace falta o si vas a comer carne roja.

Además, el hecho que acelere el tránsito intestinal no significa que alivie el estreñimiento. El café sólo causa espasmos temporales y sentimientos de urgencia, no curará ningún problema subyacente. De hecho, a largo plazo el café empeora esta condición, porque esta cafeína deshidrata las heces, lo que las endurece y dificulta su tránsito.

Esófago: El café en ayunas aumenta el riesgo de tener acidez

Al momento de tomar café, además, la idea es comer algo porque el café estimula la producción de jugos gástricos en el estómago, incluso si no hay alimentos para digerir, lo que podría irritar el revestimiento del estómago, causar hinchazón y, cómo no, acidez.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es beber café y comer algo.

Huesos: Ojo con la osteoporósis

Si lo tuyo es la falta de calcio, mejor olvídate del café. Es que demasiado café podría hacer que aumente tu riesgo de osteoporosis, ya que puede acelerar la pérdida ósea.

La cafeína hace que los osteoblastos, las células involucradas en la formación de nuevos huesos, sean menos eficientes y hasta los maten. Ahora, si no puedes dejar de tomar café, agrégale leche, ojalá fortificada en calcio.

Dientes: El té es el mayor enemigo

¿Te preocupa que tu café espresso de la mañana manche tus dientes? Bueno, los dentistas dicen que si se mantiene una buena higiene dental, no hay por qué preocuparse. Es que el té mancha mucho más que el café, por lo que las dosis de café que tiene que tomar para que el blanco se vaya de tu boca es demasiado alta. De hecho, las manchas que produce son superficiales y muy fáciles de remover.

 

Mal aliento: No es el café, es tu boca

Sí, los fumadores tienen mal aliento y como ellos suelen tomar café, los solemos confundir. Sin embargo, si consumes mucho café sí podrías tener mal aliento en tu boca, pero no por el café, sino que por tu propia boca. ¿Cómo? El café deshidrata, seca tu boca, y tu boca, al secarse, empieza a emitir olores no muy agradables producto que las células de nuestra boca no se eliminan.

Es que el recubrimiento de nuestra boca cambia cada tres días, pero si tienes la boca seca el proceso es más lento y esos cadáveres comienzan a oler mal.Esto se quita con un chicle sin azúcar, que estimula la producción de saliva.

Cerebro: Más despierto y menos enfermo

Varios estudios demuestran que el consumo de café reduce el riesgo de sufrir Alzheimer en hasta 20%. Esto para quienes consumen entre tres y cinco tazas de café.

¡Vejiga pequeña! Irás más al baño, y eso no es malo

Más allá de las molestias que puede generar, al ser el café un diurético, exigirá más tus riñones, irritará tu vejiga,  y necesitarás ir más seguido al baño.

Esto no es malo si tienes una función renal normal, pero si la tienes, el café está prohibido para ti.

Esta mayor actividad también podría ayudar con las dolencias a la próstata en el caso de los hombres, aunque complicaría el escenario si tienes propensión a los cálculos, pues podría aumentar su generación.

Podría ayudar contra el cáncer a la piel

No hay estudios concluyentes pero el hecho que tenga muchos antioxidantes hacen al café un aliado a la hora del cáncer a la piel.

 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos